,,,Publicado por en

La AFIP autoriza a Inmobiliarios con Matrícula CPI para certificar inmuebles en el Blanqueo

PAG.FOTO

Los Corredores Públicos Inmobiliarios – CPI, son los autorizados para tasar y certificar el valor de un Inmueble que pretenda ser incluido en la Ley de Sinceramiento Fiscal.

La Administración Federal de Ingresos Públicos-AFIP-, estableció que los Bienes Inmuebles ubicados en el país deberán ser valuados por un Corredor Público Inmobiliario, a través de una tasación oficial emitida por este profesional.

En el caso de la Provincia de Córdoba, los profesionales con Matrícula CPI, del Colegio Profesional de Corredores Públicos Inmobiliarios-Ley 9445-, son los autorizados a certificar el valor de los Inmuebles, de acuerdo a lo que indica el inciso a) del Art. 18 de la Resolución General 3919 de AFIP del 28 JUL 2016, en relación a la Ley N° 27.260 y el Decreto N° 895 del 27 de julio del mismo año.

Desde hace varias semanas el organismo estatal solicitó al CPCPI el listado oficial de los “Matriculados Habilitados” para garantizar que las tasaciones de los inmuebles estén expedidos por un Profesional Habilitado, tal como indica la Ley y las reglamentaciones vigentes.

Los interesados deben verificar si el Inmobiliario interviniente tiene Matrícula CPI Habilitante, lo pueden hacer instalando desde el Play Store la App “Inmobiliarias Legales”, en www.cpcpi.org.ar o de manera personal en cualquiera de las Delegaciones del CPCPI, Córdoba Capital, Punilla (Carlos Paz), Río Cuarto, Calamuchita (Va. Gral. Belgrano) y Villa María.

De esta manera los habitantes de la Provincia que tengan inmuebles sin declarar y tomen la decisión de ingresar a la Ley de Sinceramiento Fiscal, deberán contar con el asesoramiento de un Profesional Inmobiliario con Mat. CPI, que son quienes tienen autorización legal frente a la AFIP, para certificar el valor de un inmueble.

Información Adicional

Resolución General 3919

ARTÍCULO 17. — Tratándose de inmuebles, se considerará configurada su adquisición cuando existiera escritura traslativa de dominio, mediare boleto de compraventa u otro compromiso similar provisto de certificación notarial, siempre que se hubiere dado la posesión a la fecha de preexistencia prevista en el segundo párrafo del Artículo 37 de la Ley N° 27.260.

En el caso de bienes muebles registrables, la titularidad podrá probarse con la inscripción registral en caso de corresponder, o la factura de compra o documento fehaciente provisto de certificación notarial.

ARTÍCULO 18. — Los bienes inmuebles se valuarán a la fecha de preexistencia prevista en el segundo párrafo del Artículo 37 de la Ley N° 27.260 y dicha valuación tendrá vigencia por el término de CIENTO VEINTE (120) días corridos contados desde la fecha de emisión de la constancia a que se refiere el párrafo siguiente.

A efectos de la valuación de los mismos, deberá considerarse lo siguiente:

a) Bienes inmuebles ubicados en el país: la valuación del bien a valor de plaza deberá surgir de una constancia emitida y suscripta por un Corredor Público Inmobiliario, el que deberá estar matriculado ante el organismo que tenga a su cargo el otorgamiento y control de las matrículas en cada ámbito geográfico del país, la que podrá suplirse por la emitida por una entidad bancaria perteneciente al Estado Nacional, Provincial o a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Asimismo, la correspondiente valuación deberá ser ratificada por el corredor público inmobiliario o la entidad bancaria oficial, según se trate, a través del sitio “web” de este Organismo, con clave fiscal con nivel de seguridad 3 como mínimo, obtenida conforme la Resolución General N° 3.713.

A tal fin, se deberá observar el procedimiento que se indica en el micrositio “web” referido en el Artículo 10.

b) Bienes inmuebles ubicados en el exterior: la valuación deberá surgir de DOS (2) constancias emitidas por un corredor inmobiliario, una entidad aseguradora o bancaria, todos del país respectivo, las cuales deberán ser suministradas por el declarante al presentar la declaración jurada de exteriorización, con arreglo a lo establecido en el Anexo II. A los fines de la valuación, el valor a computar será el importe mayor que resulte de ambas constancias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *