Publicado por en

El mercado inmobiliario rural se reactiva de cara a un cambio

big_474Fuente de información: El Mercado Inmobiliario

Una leve reactivación en el mercado inmobiliario rural se percibe en el último trimestre ya que hay compradores que buscan posicionarse en campos con la presunción de que un nuevo gobierno en 2015 cambie las reglas de juego y sea más amigable con el agro.

Así lo ratificaron a NA Cristián Beláustegui y Mariano Maurette, presidente y vice respectivamente de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR).

Beláustegui de la Compañía Argentina de Tierras explicó a NA que “lo que hemos estado percibiendo en el último trimestre, es una mayor atención en un contexto de mercado, ha habido alguna reactivación a partir de agosto del año pasado y gente que está comprando, está apostando al 2016 a que cambie las reglas de juego para el sector”.

El otro factor que alienta los aires de cambio en que se han percibido operaciones que son las centrales de la Pampa Húmeda es una baja en el valor de los campos del 20 por ciento.

“Antes estaban más altas y había muy poco campo a la venta, hoy se está dando la posibilidad de encontrar lo que buscan”, explicó el dirigente.

Se trata de compradores locales, los externos no demandan porque no se ha levantado el cepo cambiario ya que el negocio rural inmobiliario es en dólares y se hace difícil el manejo económico.

“Lo que más se busca es el campo agrícola que en la Pampa Húmeda, en la zona núcleo, está en alrededor de 15 mil dólares la hectárea para las mejores zonas con la baja aceptada de lo que antes valía 17, 18 o 20 mil dólares”, indicó Beláustegui.

No obstante, Maurette, responsable del área campo en la consignataria de hacienda Alzaga Unzué fue también claro al explicar a Na que “no es que hay un montón de operaciones, hay señales de que la cosa está más reactivada”.

“El mercado está tranquilo y los precios estables, empieza a haber indicios de que esto se está reactivando”, manifestó

La Cámara difundió un comunicado de prensa para que “la gente vea un cambio de tendencia, no es fácil sacar dinero afuera, todavía estamos con estas medidas cambiarias, para todos los inmobiliarios rurales o urbanos sería un sueño poder volver a trabajar con la libertad de antes, en la medida de que varíe el gobierno podemos esperar que algo suceda”, aclaró.

Los movimientos en un mercado reducido que en 2012 estuvo directamente parado tiene más ofertas que antes, pero no tantas y son en la zona central, en las zonas marginales extrapampeanas no hay actividad compradora todavía.

La visión de la Cámara es coincidente con la de Alzaga Unzué y la de otros operadores: “Por culpa del cepo cambiario 2012-2013 se operó con una dinámica bastante tranquila pero debajo de lo normal, a partir de abril, mayo hubo más movimiento, más interés, una actitud diferente en la demanda, para ver cómo estaban las cosas, los valores, hay operaciones que se concretan tal vez más que antes”, definió Maurette.

En la Cuenca del Salado, una zona eminentemente ganadera vale 3000 a 3500 dólares la hectárea, depende del porcentual de campo alto que tenga cada establecimiento.

“Hay un afloje en el comprador que está vislumbrando un cambio, están aprovechando esa baja, porque apuestan que va a haber una transformación en las reglas de juego en el sector en el próximo gobierno, se supone que cualquier gobierno va a ser más amigable, y aparece este comprador que tiene su dinero dando vueltas y apuesta”, resumió Beláustegui.

Las inmobiliarias rurales en junio se encuentran un poco más frenadas y quizá se deba al efecto “mundial de fútbol” o tal vez pueda ser la espera de las decisiones económicas internacionales que debe tomar Argentina que para el segundo semestre va a ser muy importante.

Resepecto de los precios son muy variables porque no hay un campo igual a otro; a pesar de que esté alambrado de por medio, la productividad es diferente.

Según los sondeos hay más oferta en la zona extrapampeana con los campos están más ligados al negocio de la carne y donde se encuentran lugares en que la hectárea vale 300 dólares.

En Santiago del Estero hay una zona muy buena contra el este, frente al Chaco y que cotiza entre 3000 y 3500 dólares la hectárea.

Maurette concluyó: “Hay gente que está evaluando la posibilidad de comprar porque los precios han bajado desde 2013-2012 y por otro lado analiza la perspectiva de un nuevo gobierno, que posiblemente sea menos hostil con el campo, las cosas pueden retomar su carril, y tratan de ver si compran antes de que vuelva a moverse la rueda y los precios aumenten”.

Para la CAIR, a pesar de este panorama, la rentabilidad de los campos “sigue arrojando números ajustados lo que de algún modo paralizan algunas operaciones”.

Sin embargo a las inmobiliarias rurales como expresaron en el mensaje institucional “otro vector crítico para esta actividad es que a 30 meses de haber sido promulgada la ley 26.737″ de tierras rurales, “aún quedan 15 provincias que no logran confeccionar sus equivalencias, atentando contra la actividad y el desarrollo económico regional y nacional”.

Entre las más importantes incluyen a Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe y alertan sobre lo que califican de “penosa situación”.

“Sumado al cepo cambiario, a la incertidumbre económica y a los escasos márgenes de rentabilidad, hacen que la actividad inmobiliaria rural no logre los frutos esperados”, solicitan “a las autoridades nacionales y provinciales competentes la pronta aplicación de la Reglamentación de la Ley de Tierras”, precisó la Cámara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *